Mis labios



Anhelo cruzar el umbral de la autocompasión, así temblando de miedo dejar atrás lo que creo que me das, sin lograr ser tangible me ata. 
Me provocas tanto sufrimiento y a la vez el antídoto que lo cura todo. Las mentiras, el desconsuelo, el llanto me parecen tan poco cuando te veo de frente, que aún me atrevo a pedir más​ dolor, mordidas, golpes contundentes, palabras hirientes y tus falsos besos apasionados que agrietan mis labios mientras mis piernas no aguantan, pierden fuerza; caigo derrumbada por un amor que quizá solo existió en mi y tengo temor abandonar.

Taun.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....