Escudriña mis letras

He tenido intención de escribir, muchos días... Eres un pensamiento constante; cada uno de ellos me tragué las palabras destinadas a tus ojos, a tu pensamiento y quizá de haber sido buenas a tu voz recitándolas como una oración para reforzar el vínculo que al pasar de los años vamos perdiendo.

Entonces por azares del destino nos vimos. La vida, por un instante se iluminó y te amé como el primer día, sin querer, pero con la certeza de que será eterno. Volvió la idea de escribirte algo «Hola, regresa, te amo, me estoy muriendo y quiero hacerlo a tu lado». Suena muy desesperado aún siendo real. Opté por beber para olvidar, olvidarte. Ya no caigo en la tentación de marcar tu número a deshoras, es una vieja costumbre que aún me cuesta mucho reprimir.

Ha pasado el fin de semana largo y deshidratado. Hoy te escribo, me dejo llevar y me encanta fluir con tu recuerdo.

Ya no somos los mismos, pronto me reduciré a un montón de recuerdos y palabras calladas. Vuelve a leerme, escudriña mis letras y encuentra al hombre que amo y vive dentro de ti.

Taun We

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....