Vacío


Se puede estar tan vacío que al cerrar los ojos y observarse detenidamente el espacio puede ser interminable. La soledad interna es apabullante y no existe persona o propiedad capaz de disiparla; se respira con dificultad, los sueños se tornan intranquilos y aquello que solía darnos placer ahora nos toca sin llegar a aquellas fibras internas que antes vibraban al menor roce o pensamiento.

La amargura es una intensa pasajera, se instala de a poco hasta cubrir por completo el pasado y futuro inmediato.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....