Bailar en la cueva


Mi cuerpo al tuyo y el tuyo al mío.
Los dos bebiendo
de un mismo aire.
El pulso latiendo
y el muslo aprendiendo a leer en Braille.

Bailar,
como creencia, como herencia, como juego.
Las sombras en el muro de la cueva,
girando alrededor del fuego.

La música bajo los árboles
y nos siguió por las llanuras.
La música enseña, sueña, duele, cura:
Ya hacíamos música muchísimo antes de
conocer la agricultura.

La idea es eternamente nueva:
Cae la noche y nos seguimos juntando a
bailar en la cueva.

Bailar, bailar, bailar, bailar!

Me guías o te guío yo?




Jorge Drexler / Bailar en la cueva



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....