Y, nada...

Existen muchas maneras de correr hacia la nada; entre todas ellas mi favorita y por ello recurrente es adentrarme en un mundo que no me pertenece. Hundirse en unos brazos firmes, piel cálida y el palpitar musicalmente acorde con el momento, es delicioso. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....