Le sonreí



Le sonreí, llena de dolor, pero dentro de ese dolor acababa de descubrir algo muy importante. Él se había trasformado ahora en la persona que yo más quería en el mundo.

Mi planta naranja lima.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....