El calor que la primavera te negó.

 





Llegan a tu vida personas que te brindan el calor que la primavera te negó,
sales de un enfrascado sentimiento y parece fácil mirar atrás cuando alguien sostiene tu mano.

Antes de darte cuenta estas tendida en una cama ajena, pensando en que algo te detenía
pero ya no sabes que fue...

Hay personas que entran en tu vida con el pie derecho, se cuelgan de tu sonrisa y no la sueltan jamás.

Vienen y van, permanecen a tu lado o en tu cabeza; son de esos pocos individuos que tienen el poder de curar con palabras y alguna caricia fugaz.
 
 
 

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....