Tiritando

 
 
 
Dicen que si no puedes con ella, te le unas... la tristeza viene cantando las letras de Adele e irremediablemente doy mil parpadeos que disipen las lágrimas, porque en días así no queda mas que ajustarse lo que se haya movido de lugar y esperar a que el sentimiento pase.


Me quedé al filo de la banqueta, el charco más próximo reflejaba mi figura y esa mirada, esa que ya empezaba a extrañar lo que acababa de soltar. Los brazos aun estaban calientes y sin embargo algo dentro de mi tiritaba.



Podría seguir escribiendo y dando vueltas sobre el mismo tema, pensando y diciendo una oración quedita pero no menos cierta sobre cuanto es que lo siento, y es qué es verdad, se siente de más y se expresa aun menos de lo permitido. Como me apena no haber dicho a tiempo lo que ese mismo tiempo ya borró, las fibras más sensibles se han quedado interrumpidas y lo único que las termina de llenar es este nefasto y nada grato sentimiento de morirse poco a poco.


Sigue la música "Crazy for youuuu ♫", loca por todo, por ser lo más fácil que puede haber en el mundo, hacerse la loca cuando se debería pensar doble, hacer lo correcto y comportase desde el centro de la vida, de mi vida, de este  espiral que me ha tocado "torear".


-¿Pero que digo? Se han ido a la basura un montón de páginas en mi diario donde declaro lo contrario, que risa, que triste... amo las galimatías; son esa parte de tu vida que se ha quedado -por alguna razón- al margen de la historia y sin embargo cuentan tanto, valen tanto que es inservible negarse a que salgan a flote. Se me han juntado tantas y de tantos matices que no se por cual empezar, mi cabeza lanza ideas que a duras penas mis dedos logran expresar, captar, definir y dar a entender... 



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....