Tres mujeres, tres miradas (borrador)


Me he quedado como una estatua, sin tu voz no se para donde "jalar".
¿Qué pie va primero? ¡y si el respirar esta suspendido, quizá he muerto!.
Soy un trozo de piedra que no puede sentir más, creo que incluso lo bello me dolerá, el calor, el frío. El intervalo entre un si y un no me podría matar. Me he quedado en la esquina del tiempo, viendo como pasa la vida, sin lograr volver atrás.
Se ha quedado como una estatua, cree que sin su voz no tiene a donde ir, no sabe que pie mover primero, o si su respirar suspendido la hace estar muriendo. A simple vista es un trozo de piedra que no puede sentir más, cree que incluso lo bello le dolerá, o lo simple como el calor, el frío. El intervalo entre el si o un no, le parece una eternidad, imagina que eso la podría matar. Se ha quedado en la esquina del tiempo, muy cerca de mi hogar, viendo como pasa la vida, sin lograr nada más. 

Ella la mira por la ventana mientras la lluvia cae tenue y todo lo empapa en segundos. La delgada cortina amarilla con pequeñas flores azules y grises avanza de adelante hacia atrás dando cuenta que el tiempo sigue su marcha. Se han quedado petrificadas, bellas estatuas hechas a base pequeños golpecitos que les dieron forma y las forzaron a ser como son. Ya no saben hacia donde avanzar, pierden el interés en respirar. Abren una extraña brecha no marcada en su destino, miran a un lado y a otro  sin poder decidir. Desde lo alto las observo impávida, en silencio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....