Perfil



No encontraba la imagen perfecta, esa que fuera acorde a su mirada y aun mas allá; a lo que realmente sentía. Ya no se encontraba, ni en esas setenta fotos tomadas unas tras otra, ni en las que habían sido canceladas en la memoria de aquella antigua cámara.
Todo parecía extraño, ver al hombre que amaba una y otra vez, no lograr sacarlo de su mente le fastidiaba enormemente. Cambiar de calle no le parecía algo práctico, no había suficientes en la ciudad que la desviaran de aquel sentimiento. Y se preguntaba como le hacían los demás, quizá no todos reflejaban lo que realmente son, lo que llevan por dentro. Eso que te come poco a poco y duele, pero no te animas a detener por miedo a quedarte sola...  y ahora ella, realmente, quería hallarse.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....