No somos...



No somos piezas sueltas.
Pero cuando nos ensamblamos,
tú y yo formamos
la máquina humana
más feliz y perfecta.


Autor: Carlos Salem

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....