Más gato


Era la mejor parte del día, despertar con su rostro escamoso a mi lado, sentir como su apenas naciente barba raspaba mi piel al pasar de una mejilla a otra, luego a la frente para dejar un beso, besito frío con sus grandes labios carnosos. Después de eso no volvía a verle, era como si de una u otra manera se las arreglara para desaparecer hasta altas horas de la noche. 
Quizá de haber sido más gato hubiera preguntado el por que de aquella distancia tan marcada ¿seria el sol lo que le afectaba?
La cosa era que al principio no importaba mucho, me daba igual su vida y su andar lento me decía que no iba muy lejos. Luego me pareció sospechoso que aquel chico, me moviera los sentimientos al tiempo que la curiosidad fluía.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....