Uno, bendito...



Tal vez esto no te importe pero quería contarte que hoy fue uno de esos días difíciles. No he dejado de pensar en ti, en todos lados te veo aunque sé de sobra que ya no estas más... el único sentimiento real que puedo acariciar es el de extrañarte terriblemente, con todo lo que tengo, todo lo que me falta; incluidos cuerpo y mente. Quizá algún día, uno bendito, también perderé el interés; por ahora solo, solamente tengo la necesidad de creer que en el fondo del olvido, en lo profundo de este desierto, te hago falta..

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....