Equipaje a cuestas



Hay quienes prefieren olvidar que alguna vez tuvieron un lugar donde anclar sueños y realidad, todo en un paquete. Pero yo resuelvo en recordar, que alguna vez, quizá en un tiempo ya muy lejano tuve con quien compartirlos, y la sensación de aquellas experiencias -que desde lo profundo de mi memoria-  me mantienen en pie. 
Deberíamos recitar cada mañana lo que tuvimos, lo que tenemos y aun más importante lo que aspiramos obtener.
Hoy la vida me plantea un panorama muy diferente a lo que yo hubiera preferido; pero por favor, quien dijo que seria sencillo. Viajo con un enorme equipaje a cuestas, uno lleno de palabras contra el olvido, esas que me recuerdan quien soy.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....