Desde mi bunker I


Sospecho que nos toca vivir  años con demasiados días perdidos, como este; he pasado muchos comiendo corazón, tejiendo lágrimas, contando cosas para hacer trabajar mi cabeza y no caer dormida en cualquier rincón oscuro de la habitación que he tomado como bunker.  Aun no comienza el otoño y me adelanto teniendo frío, uno terrible y agotador.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....