Fortuito

 
 
He tenido las lágrimas fáciles desde que me he enterado de las novedades, y en realidad fue fortuito lo que ha desencadenado todo este abismo en mi interior. Es cierto, la ignorancia nos protege de la mayoría de cosas que podrían llegar y herirnos. Siempre digo tu nombre, porque es lo único que debería de recordar, lo demás debería quedar clausurado en mis labios, atado a la planta de mis pies o revuelto con las millones de cosas que he visto y vivido. Lamentablemente las cosas no suelen ser fáciles, mucho menos cuando valen tanto la pena. Como olvidarte se siente imposible, quizá esperar que dejes de doler sea algo probable. Te nombraré y tu nombre será el ungüento, que poco a poco, sane mis heridas. Ya no estarás corriendo por mi piel, ni a través de mis venas... será  sólo un "tú", con todas tus omisiones, mentiras y sin sabores a cuestas.

Comentarios

DragShot dijo…
Uno nunca termina de conocer a los demás. Jamás. Es más, en realidad la mente es tan inmensa, tan complicada e impredecible como la vida misma; por lo que decir que uno ha logrado conocerse del todo a sí mismo es quizá un poco exagerado. Simplificar las cosas puede ser de ayuda para no terminar enredado en uno mismo, a causa de otros.

Hermosas letras las que dejas salir. Saludos :) .
Taun We dijo…
Gracias, tienes toda la razón... todo pasa por alguna extraña razón, y en eso estoy ahora... me repondré pronto. Me encanta que vuelvas a leerme, ojala tu blog siga para pasar a comentarte. Fueron cinco comentarios encantadores, te agradezco tu tiempo.

Un fuerte abrazo :D!!!

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....