Minutos


Ojos bien cerrados, luces apagadas y en mi interior una lluvia de ideas continuas que no siempre mojan. 

Una palabra, un sentimiento y tus recuerdos a mi alrededor. 

Un "querer" constante, un dolor punzante y el tic-tac de mi reloj.

Veinte minutos de cada noche que te dedico sin cesar, un suspiro anhelante y una composición sin final.

El sueño comienza a llamarme y solo puedo pensar cuanta falta hace una libreta al lado de mi alfeizar.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....