El final

 
Eso es todo, la historia era así hasta que te miré, fue magia y esa química inalterable lo que nos orilló a seguir uno tras otro, huyendo y luego reencontrando el camino correcto a mis brazos, a tus brazos. 

Sin ti simplemente no seria yo, me faltaría la mitad de vida, amor, placer. 

Vive, que el mundo sigue su curso;  sé que al chocar nuestras copas brillará la luna como ninguna otra noche. 

Vamos, deja la seriedad porque la historia avanza pero el final depende de ti...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....