Letras del Taller






Me remonto a una casa que pisé hace mucho, con ese aroma tan peculiar; no era una humedad cualquiera sino una de las que propagan las alimañas, la que guardan las telas de araña finamente colgadas en las esquinas... y aun así me encantaba, era como vivir dentro de un libro de espantos donde jamás pasaba nada simple, nada tan terrible como el día que partimos de ahí para no volver jamás.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....