Otro adiós

 
 
Conversamos tanto y nos convencimos de que no sería posible; me resultaba extrañamente perturbadora la idea de verme a plena luz del día en sus ojos marrón; o quizá aun más raro, ya que no salgo mucho de día, pero el atardecer sobre nosotros era algo impensable. Y aun así creo que guardó para sí la propuesta mientras yo solo dejé de pensar en eso. Fue un tema viejo, como tú -terminaba diciéndole, mientras le escribía" ja..ja.." y nunca fue más fingida esa línea.

Ahora que no lo "veo" siento que lo extraño más de lo que jamás fui capaz de reconocer; aunque nos "convencimos" de seguir las reglas jamás hubo una que nos dirigiera hacía el adiós, y no entiendo como logró darme la espalda y seguir. Aunque siempre fue el "héroe" de nuestra historia, de esta hermandad, sigo creyendo que olvido darme una última lección.
 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....