La búsqueda



Estas sola en casa, y sabes cuantas veces quisiste estarlo; pero no dejas de pensar en lo amplío que se ve todo -quisieras abarcarlo todo de una vez. El silencio es ensordecedor y pones la música a tope; música que nadie escucha sino tu, y no tiene el mismo impacto que antes.
Entras en la habitación, te sientas en la orilla de la cama como si esta no conociera tus secretos, y al fin tomas el control, prendes el televisor de las malas noticias y es enfadosamente rutinario; terminas por apagarlo. 
Se escucha el tic-tac del reloj colgado en la pared, resignado. 
Avanzas como dominado por alguien más, despliegas las escaleras que llevan al escondite en el closet, tomas el arma ahí guardada y sientes como el frío contenido en ella recorre tu cuerpo. Guardas todo, perfectamente limpio y en orden queda el espacio. Te sientas y el ruido en tus oídos te da la despedida de "este" mundo; apenas te repones, te levantas rápidamente, pero tu cuerpo sigue tumbado hacia un lado, con una expresión que no conocías. El silencio se apaga, el mundo se puebla y te das cuenta que no estabas solo. Todo lo aprendido antes deja de importar, empiezas la búsqueda nuevamente... tratas de descifrar como salir de esa realidad.

Comentarios

Se intercalan las realidades, en cada parpadeo, en cada suspiro...

Un gran abrazo Taun :)
Taun We dijo…
Y nunca tienen fin...

Te agradezco mucho la visita,
también te mando una abrazo enorme Isidro.

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....