Con la cabeza en la luna II

- ¿Sigues ahí?

- Mmm... si ¿por...?

- Me preguntaba si podías sentirlo.

- ¿Sentir, que cosa?  el frío...

- Los latidos de mi corazón a galope.

- Aaah, no para nada ¿Duele?

- Que no te tomes nada en serio, si, diría que si duele.

- ¡Vamos, no seas melodramático! No me gusta leerte cuando te pones así.

- ¡¡ha..haa!!  ¿Te das cuenta lo fácil que eres de engañar?

- Por supuesto que sí, el que no se toma en serio nada eres tú y sigo ocupada para esto.

- La señora ocupada, que jamás hace nada...

- Eeey!! tampoco te burles, estoy escribiendo.

- Entonces sigue, luego paso y te leo.

- Mejor no, te dije que es privado y no eres bienvenido

- Dile eso a alguien que le importe...

- Bueno...

- Bien.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....