Reflejo

Tez pálida casi del color de una ostia, con esa mirada sombría de antes y la expresión de tristeza anclada a su actitud, la postura semi-encorvada la delata; me da escalofríos mirarla fijamente y temo preguntarle por que se ha metido, esta mañana, a mi espejo.




Comentarios

Gina Zarate dijo…
Que miedo convertirnos en algo que luego no podemos reconocer
Es un texto breve pero has dicho tanto en el
Que gusto pasar de nuevo por aquí.

Besos!
Gina Zarate dijo…
Tengo un premio para ti en mi blog, date una vuelta por allá. ;)
Taun We dijo…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Taun We dijo…
Que gusto que te agrade Gina!!!

Abrazos para ti, gracias!!!

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....