Fusión

El sonido de un viejo bandoneón al final de todo... suave, lento, melancólico y a la vez apasionado como solo el puede serlo. 


Él se acercó tan lentamente que en un momento ya estaba sobre mis labios, sus manos se deslizaban rápida pero agradablemente por mi espalda así que cuando el vestido abandonó mi cuerpo yo ya me encontraba mucho  más lejos de lo que caería este; voló unos metros sobre el piso de la habitación como una flor roja recién cortada; comencé anhelar tener un ramo multicolor de vestidos, adquirir el recuerdo de cada uno de ellos regados por toda la habitación, noche tras noche. Lo deseaba como jamás había pretendido algo en la vida, incluso morir parecía un vago capricho al lado de aquella silueta junto, sobre y dentro de mí.


Photo by Nick DeBarmore

Comentarios

Saudades8 dijo…
El vestido fue testigo de una vertiginosa noche de pasión, noche escrita en tus labios.

Besos,
Taun We dijo…
Muchas gracias, aprecio mucho tu visitaaaa...

Abrazos!!!
Ginza dijo…
Precioso y apasionado texto.
Que gusto leerte de nuevo :)

Besos!

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....