Excusas


Esta triste y no sabe explicar muy bien porque, es una fea costumbre o una muy buena excusa para no hacer nada. En realidad no le importa lo que pasa afuera pero si le molesta volver la vista  y distinguir tras las cortinas transparentes un paisaje del cual ella nunca será parte.

Las paredes gritan su nombre,  estás parecen haber llorado por meses y las manchas de aquel llanto bajar lentamente por las noches. Se despierta en la madrugada, sudorosa con miedo de conciliar nuevamente el sueño, volver a vivir aquellas pesadillas que la atormentan; otro día que me despertaré ojerosa -piensa, mientras se oculta bajo las sábanas
.

Comentarios

Saudades8 dijo…
Voy a tener que meterme entre tus sábanas para darte calor y ahuyentar el miedo.

Besos,
Taun We dijo…
En las de ella Ricardo, parece buena idea ;)

Besos tmb.

Gracias!!!

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....