Timón

Entro como lo hace el sol de la mañana; lo iluminó todo a nuestro al rededor mientras en las sombras lejanas se perdían recuerdos que hace tiempo me perseguían. Un leve vistazo y el vacío se hizo presente; solo el y yo compartíamos la habitación, me besaba con aquella calma que lo caracteriza,  jamás tiene prisa aun  cuando sabe que solo algunas minutos de cada día son los que conforman nuestra historia. 

Cuando pienso en él todo el amor posible brota como manantial desfogado, el sentimiento recorre mis recuerdos y lo extraño tanto; después todo vuelve a ser silencio interno, boca cerrada y obligaciones por cumplir.

A veces pienso si algún día tendremos el tiempo suficiente para compartir, ser simples y no poéticamente incorrectos, caricias fugaces, palabras y palabras que inundan nuestra vida.

Lo llevo en el bolsillo y por alguna razón me tiene frente al timón, aun cuando sé que no tengo a donde ir, ni donde parar.

Comentarios

Lunático dijo…
Espero que consigáis ese tiempo suficiente para compartir, ser simples y no poéticamente incorrectos.

Besos rabios
Taun We dijo…
Gracias por pasar; hagamos changuitos y quizá suceda...

Un abrazo Sr. Rabioso!!!

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....