La bestia (Mi fobia)


-Respira... respira ya casi llega  

¡Ahí viene...!

Y sentí como el tiempo disminuía su marcha, los latidos fueron acrecentando al ritmo del temor galopante en mis venas. Lo tenía tan cerca que podía sentir su calor, olor y  el polvo que traía consigo entrando por mis oídos y posándose sobre mi lengua. 
Trataba de seguir respirando aun cuando el espacio del mundo no era suficiente para jalar el aire necesario. Mis músculos comenzaron a contraerse, tenia dormidas las ideas y solo el impulso de correr comenzaba a gobernarme; estaba más allá de mi razón y realmente creí que podía morir en cualquier momento.
Me encontraba corriendo lejos y de vuelta a casa mientras gritaban que regresara, que era inevitable el afrontarlo pero no pude y corrí lejos de la bestia de acero que amenazaba con tragarme.



La ansiedad es un arroyito de temor que corre por la mente. Si se le alimenta puede convertirse en un torrente que arrastrará todos nuestros pensamientos 

(A Roche) 



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....