Estigma


 
 
No soy la misma, nunca lo somos pero hoy siento que han dejado sobre mi piel la marca imborrable de la indignidad, suena estúpido pero al igual que al ganado, siento que me marcaron con hierro candente hasta dejar palpable el echo de que supuestamente tengo un dueño, alguien me poceyó.
 


Luchando por que mi perspectiva de vida se desvié en otra dirección donde no me permita guardar algún tipo de rencor, creo que aun estoy lejos de lograrlo y avanzo sobre el mismo camino repleto de piedras y baches que nadie resanara. 
 


Me siento profundamente sola en este dolor -no en la vida- callado sobre mis hombros, que avanza lentamente hasta cubrirme. No quiero despertar, no quiero sentir y muchos menos recordar. 
 

Hoy no quisiera ser esta mujer; aun y con todos los cambios -Para bien o para mal- ya mencionados porque no se si en el fondo siento rabia, culpa o es solo mi orgullo pisoteado una vez más. Estoy muy triste porque me amo y no me gusta estar tan confundida.

Comentarios

kofhy N dijo…
Yo sé.
Ahora te toca a ti saber que aqui habemos varios, dispuestos a lo que haga falta.
Animaos.
quimeras dijo…
Mi querida Taun, esas marcas en el cuerpo, el alma, la piel y la psiqué, el tiempo - sabio - termina por borrarlas, como un peeling espiritual y volverás a ser tu, a saber cuál es el camino y a que te duela menos.
Besos
Taun We dijo…
Muchas Gracias, si algo me mantiene a flote es saber que cuento con buenas personas a mi alrededor; la vida es buena y todo pasa.

Saludos, besos y abrazos enormes.

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....