Amigos


Me sentía tan afligida y cansada por todo; él me consoló como solo puede hacerlo un verdadero amigo y en ese momento no necesitaba otra cosa que sus brazos rodeándome, su aliento en mi cuello...
Llovía a cantaros dentro y fuera de mi cuerpo, las continuas gotas no me permitieron ver claramente lo que sucedía; ahora lo sé, en ese momento tenía todo y no lo supe apreciar.

Comentarios

Saudades8 dijo…
Taun We sé que vale muy poco mi abrazo pero en la distancia te lo doy con mucho cariño, que los locos también sabemos abrazar a esas personas que valen la pena.

Besos y abrazos,
Luna Violeta dijo…
Somos bastantes ciegos cuando se trata del dolor. Parece que necesitamos estar a una distancia prudencial para ver con claridad las cosas.
Aunque sigo sosteniendo que nunca es demasiado tarde para enmendar los errores.
Un beso, cuidate.
DragShot dijo…
A veces cuando sentimos que lo tenemos todo o que no tenemos nada, nos cegamos en esa idea y perdemos de vista cosas fundamentales que están a nuestro alcance. Si bien siempre hay maneras de solucionar errores cometidos en el pasado, las consecuencias a mediano y largo plazo suelen durar un buen tiempo. Es bueno de vez en cuando detenerse un momento a pensar en qué estamos haciendo y qué y a quién tenemos cerca, para valorar mejor lo que nos rodea y sentirse más tranquilo con uno mismo.

Saludos, Ceci.
Taun We dijo…
Muchas gracias, me encanta perderme un rato en la realidad y luego volver a este mi espacio favorito y encontrar que no me han olvidado del todo. Y no estoy feliz para el que se lo pregunta o cree que por eso no escribo; en realidad lo hago a diario pero como siempre nada que valga la pena contar, y bueno, espero en corto andar por acá, leerlos con todo el gusto y regresar sus atenciones para con mi "galimatico" blog. Un abrazo

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....