Tanto, tanto...

Te extraño tanto, y perdona el msj. enviado sin razón pero son cosas que no se pueden callar, guardar, ocultar, disimular o dejar pasar de largo. Me cuesta tanto prescindir de tu presencia, de esas manos toscas y el jugueteo que nos lleva a ser compatibles.

Han pasado días y trato de ser fuerte -vaya que se sufre-, superar una perdida es lo más difícil de lograr en mi historia.
No te perdí para siempre ni siquiera sé si en realidad no estas conmigo porque simplemente no lo expresas... tú sigues con la rutina, las cosas por hacer, pensando en un futuro que te atropella cada vez que se le da la gana mientras yo te veo a lo lejos queriendo darte un abrazo y decirte cuanta falta me haces.

Pero no siento que me extrañes igual porque simplemente soy de esas personas que están ahí cuando se requieren, cuando el destino o la casualidad juegan con nuestros senderos haciéndolos coincidir y alejándolos tanto como es posible para que se ancle sobre mi espalda el maldito fantasma de tu recuerdo y te necesite cada hora, cuando sonrío o simplemente cuando preciso un abrazo sincero que escasean en casa...

Comentarios

Ginza dijo…
lo difícil no es vivir junto a una persona, si no aprender a vivir cuando se va...

Besos!
O si quieres puedes intentar olvidarte un poquito de todo y convertirte en ese viento que te arranca del aburrimiento... Un abrazo! ;)

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....