Ausencia


Ahora es que comprendo el daño que te he causado,
hoy que vislumbro tu ausencia desde este lado de los confines; 
imagino siluetas con la figura de tu cuerpo; acercándose sin llegar a ser palpables.

Un espejismo culposo que me guía a dejar de contener esta empatía
que sale a la luz tarde para nosotros más no inservible para mi vida.
Aprendemos a base de tropiezos y descalabros más que de sueños realizados.

Ahora que ya no estas para resarcir el daño
es que comprendo cuanta falta me haces;
lo inútil que resulta tratar de llenar ese espacio que aun huele a ti.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....