Oasis

En muchas ocasiones soportar las tormentas es difícil, pero en el fondo siempre tenemos la idea de que las buenas nuevas estarán a la vuelta de la esquina; lo cual las hace perder poder. Es cuando piensas en esa persona especial, en lo mucho que disfruta la vida, lo bienaventurados que se vuelven sus pasos mientras el olvido borra tu imagen de sus recuerdos antes recurrentes; quedando cada vez más sumida en un profundo sueño.

A otros se nos da también sufrir la entrada a la mal andanza acompañada de amor, es decir, a esa felicidad que hace que vayamos poco a poco dejando atrás lo que solía mantenernos anclados a una nube muy lejos de tierra firme.


Es como pasar a través de un enorme telón, de una escena a otra y cambiar totalmente el curso de la historia. La llegada del sediento al oasis y el miedo de que todo sea una ilusión puebla los primeros instantes de tan inesperado despertar. Caminas lentamente por la orilla de los buenos sentimientos hasta que te atraen por completo inundando tu piel de esa capa que te hace brillar entre un montón de personas grises y somnolientas que atrapa la rutina.

Yo sufro los buenos tiempos, yo no me acostumbro a ellos porque en el fondo de mi ser germina la semilla del pasado como un hechizo maligno que no tiene remedio. Me siguen los recuerdos y la melancolía hasta el punto en que las primeras flores brotan -en abril- por mis ojos, oídos y las raíces me anclan a personas que quizá ya me han dormido en sus mentes, me han quemado en palabras y letras plasmadas en viejos papeles, en antiguos recuerdos que jamás volverán a traerme a sus vidas.

Me doy cuenta que he muerto de mil y una maneras en diferentes personas, que la vida que se suponía me pretendía sorprender con dicha se lamenta de no alcanzar su acometido rodeandome con esta aura que suele cubrirme y distinguirme haciéndome un ser extraño, sombrío y en ocasiones sin limites emocionales;  eso vive dentro de mi llevándome de la cruel soledad de sentirme acompañada de muchas personas sin poder tocarlas a la fraterna unión con un alma que me atrae a cruzar el telón porque la función debe continuar.... siempre.

 04/Abril/'12

Comentarios

Con estas letras no morirás en quien te haya leído... Me hacía falta leerte. Un abrazo!
Taun We dijo…
Que amable Isidro, espero sea 1% real lo que dices, me encantaría creer que puede ser así.

Que gusto que pases por mi rincón, un abrazo fuerte desde lejos...

Nos leemos!!

Muchas Gracias!!!

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....