Radio


Esas tardes en que no siento ni frío ni calor son lo mas cerca que he estado de empujar las puertas del paraíso. Mientras el sol se va oscureciendo lentamente, tus largos brazos rodeando mi cuerpo empiezan a desvanecerse, el eco de tu voz se enclaustra en una caja amorfa y sé que no saldrás jamás de ahí. 


24/Marzo/´11

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....