Se fue



Leí: "En última instancia lo único que tengo es el amor que le doy". Inmediatamente sentí un impulso extraño y comencé a escribir. Era como si de un momento a otro la realidad me diera por fin la cara, comprendí que lo deje ir, por fin sentía como nos convertíamos en dos personas muy distintas. Creí fielmente en la frase leída mientras una lágrima se negaba abandonarme y por un largo tiempo se mantuvo esperando el momento adecuado, solo ahí recargada en mis pestañas. Trataba de no respirar muy fuerte y evitaba parpadear pero finalmente cedió y se fue...

Comentarios

Saudades8 dijo…
Pues que se marche la lágrima que otra alegría vendrá, a veces lo que no se espera llama a tu puerta.

Yo llamo para desearte FELICIDAD.
Lunático dijo…
Siempre hay que dejar ir las lagrimas que nos sobran... porque cuando se marchan todo lo vemos con otro ojos.

Besos rabiosos
taunwe dijo…
Estoy segura que así será.... abrazos a los dos con mucho cariño.

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....