Palabras Contra el Olvido

Interesada sanamente por olvidar lo alguna vez aprendido, voy quedándome con fragmentos de la historia que provocaron una sonrisa, un leve gesto de bienestar o mínimo un pensamiento efímero de que todo podía mejorar. Olvidar se ha vuelto una manera de protegerme de los ataques que me han lanzado - habiendo o no dado en el blanco, haciendo o no algún tipo de mella en mí-,  y que definitivamente dejaron huella.


Debido a esto he cerrado recientemente mi primer blog y me ha costado mucho. Justo ahí se tejió una historia paralela a la que estoy viviendo hoy. Me sentía tan feliz en ratitos y luego volvía a ser yo con todas mis debilidades pero en algún punto renovada. Me mantuve enamorada de una increíble y volátil ilusión; como era de esperar se perdió en el tiempo dejándome con un sentimiento extraño y ahora sé que todo es temporal. Incluso el hecho de elevar el brazo y hacer ese movimiento que definimos como un adiós es soportable cuando te planteas la posibilidad de sufrir solo lo necesario y esperar.

Todo lo bueno suele tener un nuevo comienzo; la amistad, lazos familiares, las redes que tejes a partir de extraños que aportan y conforman una nueva idea de la realidad y claro que el desamor también puede sobrellevarse y emprender el vuelo nuevamente. No digo que esto último sea lo más fácil del mundo pero tarde o temprano cambia, se transforma y cuando la pena se va queda lo hermoso del sentimiento; renaciendo en sí para ser aplicado como un menjurje mágico sobre las heridas viejas, cicatrices mal sanadas y porque no, sobre aquellas nuevas que inevitablemente tendremos. Aceptemos lo inevitable, porque aun y cuando no lo percibamos o -en el peor de los casos- cuando nos quedemos atrás la vida sigue y seguirá. Agarremos el paso. Un paso largo y luego uno cortito –no importa-, superemos los obstáculos. Tomemos lo bueno, lo cálido de vivir, lo que nos esponja el corazón, las personas que alguna vez nos hicieron soñar y hoy son parte de nuestros recuerdos -esos que no borraremos jamás-, todo lo aprendido y plasmémoslo en el corazón con tinta indeleble, con palabras contra el olvido.


Para ti ♥

Comentarios

María dijo…
Los recuerdos del pasado quedarán grabados para siempre, recordemos los buenos momentos, y los peores, mejor dejarlos a un lado, y siempre mirando hacia adelante.

Un beso.
Luna Violeta dijo…
Me ha gustado mucho... y me ha traido recuerdos. El tiempo paso pero siempre queda en algun lugar del alma, un pequeño rastro de anhelo. Y siempre quedara allí como un recuerdo marcado en la piel.
Sigue escribiendo! Besitos! ;)
DragShot dijo…
He aquí el objetivo de tu blog, la eterna lucha contra el descuido, la pérdida y la oscuridad detrás de un camino sombrío, sin sentido: la lucha de las palabras contra el olvido.

Me alegra poder volver a leer. Últimamente, estos días me han resultado muy estresantes. No me siento del todo bien, pero heme aquí ^^.
Alexandro dijo…
Un texto bastante más positivo que varios de los anteriores.
Y si, el inevitable museo de la memoria que todos nos vamos construyendo, a lo largo de nuestra vida. La idea es no visitarlo tan seguido, sino sólo cuando necesitemos mirar ciertos objetos que estén allí, para saber o recordar quienes somos. Pero nada más.
Muchos saludos, Taun.
Anónimo dijo…
Siempre vale la pena hacer d eun nuevo comienzo algo bueno...me ha gustado venir a leerte hoy.

Un fuerte abrazo.

Yessi.

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....