Adiós, adiós abril...


Ha pasado el mes de abril. Estoy acostumbrada a que cada año me sorprenda un accidente y realmente tenia temor de lo que pudiera suceder; pero afortunadamente y comparado con el del año anterior fue mínimo, solo lloré un poco.

Sigo encerrada en casa a causa de mi desafortunado estado de salud, el desánimo ha inundado mis días y en ocasiones realmente me veo muerta. Me encuentro cansada de las personas que veo a diario y no me mal entiendan pero es muy frustrante ver como llegan y se van los minutos sin traerme una minima chispa de entusiasmo.
A mediados de mes sume a los quinientos días sin ti un año más (tú sabes a que me refiero). No todo a resultado ser malo, tengo un nuevo sobrino, sigo viva y acudo regularmente a mi terapia. Creo que empiezo a simpatizar con la psicóloga. Me escucha como solían hacerlo antes, se ríe de mis ocurrencias y compartimos anécdotas de personas que han sido importantes en nuestra vida; es lo bueno de vivir aquí, compartimos amistades. Tenemos un tema recurrente que inevitablemente comienza cuando me dice: "Enfócate en lo que te trajo aquí, como vas con... " lo cual me hace desviar la mirada y retraerme, la habitación de escasos metros se vuelve aun más claustrofóbica y el nerviosismo se torna evidente -sigue siendo difícil afrontar la verdad-. Hace días, justo antes de las vacaciones lloré tanto en una sesión que inevitablemente mi piel se volvió rojiza -cosa que me molesta en demasía- pero que despertó un sin fin de emociones que tenia congeladas en alguna parte de mi interior, un día después recuerdo haber escuchado en la radio una noticia, tristemente común en nuestra ciudad, un asesinato y actos por demás crueles contra un joven, en un momento comencé a llorar inconsolablemente por más de una hora; al final me sentí tremendamente tonta y por supuesto que paré de inmediato reponiéndome para ocultar el hecho a mi familia. Desde entonces una y otra vez llega el sentimiento que me embarga en momentos cuando la vida se torna diferente a lo que esperaba, a lo que aun espero. No digo que vaya a sobrevivir más años, justo estos meses empiezo a notar su paso en los surcos de mi piel -se supone que una mujer no debe decir tal cosa en público-; en algún punto perdí algo que cambio lo que era, la persona que solía decir con una carcajada, en el momento más inoportuno SOY UN HÉROE, para luego solucionar lo que seguía.
comienza mayo para ser un año mayor, más MADURA. Esto último no deja de darme un poco de risa, y a pesar de mi derrotismo juro que estoy sonriendo por la idea. No creo que llegue a ser tan madura y centrada como esperan mis padres. Incluso después de todos estos años no veo el día de aceptar tal estado emocional, mental y físico; realmente no me resigno. Por lo demás y a pesar de los pesares la vida sigue su curso, así que digamos adiós a este mes que termina y sigue siendo uno de mis favoritos.





Comentarios

Alexandro dijo…
Echele ganas y no se me acongoje.

Tu blog esta hecho una monada, jajaja.
Saudades8 dijo…
Taun We, abril también es de mis favoritos, no en vano en él nació este "renglón torcido de Dios".

Tenemos que encerrar en el baúl de los recuerdos todo lo que nos hiere y nos afecta, y saltar a la vida cargados de fuerza, mirar a los amaneceres, y a las zancadillas que nos ponga la vida sortearlas, y si caemos levantarnos con más fuerza.

Aquí, en este sitio lejano tienes una mano amiga para darte fuerza y calor.

Un fuerte abrazo con mucha luz.
quimeras dijo…
ahhh por mí pasan los años y sigo sin darme cuenta... pero sabes... no es tan malo... además, miesntras mas aprendes mas te das cuenta que no sabes nada... así que mejor simplemente vivir!
Lucía dijo…
Leyendo me ha embargado gran tristeza!
Pero bueno, la vida tiene sus más y sus menos, ¿qué se le va a hacer?
Una canción de mi grupo favorito dice:
"Si la vida te pisa, desenvaina una sonrisa y vuélvete a levantar."
Encantada de leerte
Muac
Yessi dijo…
Lo malo no es qu ese vayan los meses, los días...los años, lo malo y veddaderamente trsite es que no aprendamos a disfrutar de ellos a plenitud, a veces cuesta mucho trabajo y parece imposible ¡lo se! pero hay que hacer el intento.

Hoy he leido demasiada tristeza en tus palabras y ojalá las mias sirvan para que me regales una pequeña sonrisa, que aun sin verla sabré que esta ahi.

Te dejo un abrazo inmenso.
DragShot dijo…
No sé por qué pero a mí me caen más los agostos, aunque a veces la vida se nos vá sin un sentido y... seee, a veces uno se olvida hasta de que existe.

Un saludo, Ceci, y ánimos para seguir sobreviviendo.
María dijo…
Me gusta la primavera, la luz, el sol, porque hay mucha vida, aunque cada mes tiene su belleza.

Un beso.

Entradas más populares de este blog

Jodidamente irreparable

Preguntas, preguntonas....