Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2011

Cerrado

Imagen
Gracias a todos los que siguen y leen mi blog, no me encuentro muy bien así que he decidido tomar un descanso. Les dejo un enorme abrazo. Espero regresar en unos días.... byee

Recuérdame

Imagen
...me preguntó qué te diría si supiera que puedes oírme. Le dije que eso siempre lo había sabido... Te quiero. Dios, cuanto te echo de menos... y te perdono.

Remember me 2010 Dir. Allen Coulter

Lucía

Imagen
La noche se hacía presente poco a poco sobre las calles empedradas de aquel pueblo. Lucía descansaba recostada sobre su cama individual y de vez en cuando cerraba los ojos para recordar los momentos “mágicos” -así catalogados por ella,- que había pasado con su enamorado. Cobijados por la neblina, a un costado de la laguna de San Román, estos se besaban y acariciaban bajo un gran sauce que simulaba una cortina verde llena de vida. Lucía, con su cabello largo-en un tono más claro de lo que ella hubiera elegido-, ojos grandes y un tanto inflamados por la falta de horas de sueño; era extremadamente delgada y enfundada sobre unas botas negras con remaches que simulaban ser de plata, se movía uno o dos pasos lejos del cuerpo de Jake. Este por su parte solo se limitaba a tomarla por la cintura con uno de sus largos y fuertes brazos para atraerla hacia él y besarla apasionadamente; mordiendo tímidamente el labio inferior de Lucia, sentía que nadie podría romper el encanto de aquellos encuentr…

Retrato de Cecilia

El título esta errado -ya sé-, pero como se parece tanto a mi vida (me refiero a los últimos días) pues seguro es gata y se llama Cecilia - o debería- ¡Jajaja...!

Emotiva

Imagen
Suelo deslizarme entre lo mínimo y lo enorme; es como si entre estas dos dimensiones no existiera nada. Una palabra me hace morir mientras una sonrisa  me provoca un estallido de felicidad, efímero o perdurable, lo que transcurre en mis días se desvanece al caer la noche y lo olvido. Olvido cuanto te amé, tu voz, tus latidos, tus pasos lentos y olvido quien soy para adentrarme en un mundo que no me pertenece pero que en el fondo es lo que me mantiene a flote. Me encuentro a punto de olvidar que sigue, ¡Maldita memoria!, malditos recuerdos, malditos, malditos momentos que no volverán... bendito, siempre bendito el porvenir.

Flirteo

Imagen
Deslicé mis manos por debajo de su camiseta, tenía una piel muy suave. Cuando mi lengua paso por su oreja, bajando hasta lograr lamerle el cuello, la sorpresa le hizo abrir los ojos. Al parecer me había convertido en algo más salvaje de lo que el recordaba. Me sentía impaciente al tiempo que mis dientes se instalaban sobre su labio superior sin que emitiera ningún tipo de queja. Había tenido relaciones con diferentes hombres en mi vida pero jamás con alguien tan hermoso. Recostado sobre el asiento trasero de mi camioneta, conmigo a horcajadas, parecía perderse en las sensaciones. Con el tiempo lento transcurriendo, entre la media noche y la mañana aun quedaban cosas por experimentar...



*Algunos problemas en Blogger han eliminado mi entrada anterior así que decidí pegarla nuevamente y añadir los comentarios que amablemente han dejado, realmente no quiero que se pierdan... Gracias.
Mariarosa dijo:
Un relato corto, justo y bien narrado.

Saudades8 dijo:
Y no paraba de moverse, la camioneta, al…

Porta una sonrisa

Imagen
*Decidí sonreír, y la vida me sonrío de vuelta. No importa donde vivamos o en que condiciones nos encontremos, inevitablemente en algún punto del camino nos preguntáremos ¿qué  me motiva sonreír? La respuesta es sencilla y se limita a la cantidad de aprecio que sientes por ti y la manera en que quieras llevar tu vida.  Hace poco leí que sonreír hace que muevas dieciséis músculos de la cara, estimula el sistema inmunológico para que trabaje mucho mejor; además de los beneficios a la salud, mostrar una actitud positiva tiene algunas ventajas extras como generar empatía, mejora las relaciones laborales, eleva tu autoestima y claro que nos ayuda a ver las situaciones adversas desde otra perspectiva. Es un proceso muy fácil y siempre habrá alguien que ponga atención a tu gesto; porque es contagioso y atrae bienestar. No se trata de una sonrisa fingida o risotadas hipócritas; sino de hacerle saber al mundo que  tú sí tienes una razón para sonreír. 

*Héctor A.

Efímero

Imagen
Fue extraño como de pronto llegaste a media tarde, la casa -casi- vacía y la posibilidad de estar juntos presente; sin planearlo nuestros horarios coincidieron. Timbraste algo asustadizo y dándole vueltas a algunas mentiras creíbles; dependiendo de quien te atendiera cambiarías la versión. Brinqué de la cama al escuchar el ruido, dejando la computadora encendida sobre el buró. Me sorprendió verte y aun más que dijeras que no te dio tiempo de anunciarme que vendrías a la ciudad. ¿Puedes salir un rato? -preguntaste mientras inclinabas la cabeza unos centímetros-, esa postura me trajo buenos recuerdos. Claro -respondí sin ocultar mi sonrisa-, deja me pongo zapatos y otra ropa -te grité mientras corría por el pasillo hasta entrar en la habitación-; para cuando salí ya estabas en el vehículo esperándome. Me apresuré a girar la llave en la cerradura de la puerta y salí un tanto azorada por lo que pudieran pensar mis vecinos comunicativos. Al principio todo fue silencio y miradas hasta que me…

Adiós, adiós abril...

Imagen
Ha pasado el mes de abril. Estoy acostumbrada a que cada año me sorprenda un accidente y realmente tenia temor de lo que pudiera suceder; pero afortunadamente y comparado con el del año anterior fue mínimo, solo lloré un poco.

Sigo encerrada en casa a causa de mi desafortunado estado de salud, el desánimo ha inundado mis días y en ocasiones realmente me veo muerta. Me encuentro cansada de las personas que veo a diario y no me mal entiendan pero es muy frustrante ver como llegan y se van los minutos sin traerme una minima chispa de entusiasmo.
A mediados de mes sume a los quinientos días sin ti un año más (tú sabes a que me refiero). No todo a resultado ser malo, tengo un nuevo sobrino, sigo viva y acudo regularmente a mi terapia. Creo que empiezo a simpatizar con la psicóloga. Me escucha como solían hacerlo antes, se ríe de mis ocurrencias y compartimos anécdotas de personas que han sido importantes en nuestra vida; es lo bueno de vivir aquí, compartimos amistades. Tenemos un tema …